Cómo mejorar la tasa de conversión de una web

  10 Marzo 2014

Alicante, 10 de marzo de 2014 - La tasa de conversión de una web nos indica cuántas de las visitas que hemos tenido han conseguido cumplir con el objetivo de la web. Ese valor está en torno al 1% en España, lo que significa que de cada 100 visitas a mi web, sólo una cumple con el objetivo del sitio.

Cómo mejorar la tasa de conversión de una web

Para optimizar la conversión de una web lo primero que tenemos que hacer es tener claro su objetivo, o sea, establecer lo que se pretende conseguir con ella.

El objetivo puede ser realizar ventas, conseguir registros de usuarios, generar tráfico, visitar una determinada página o cualquier otro. Pero hasta que no lo hayamos definido claramente, no podremos dirigir todos los esfuerzos necesarios para su cumplimiento.

Lo segundo que debemos hacer es medir la eficacia del sitio web. Sin métricas no podemos saber cómo lo estamos haciendo, ni si las medidas realizadas para mejorar han dado resultado.

Si nuestro objetivo es conseguir clientes, será importante aumentar el número de visitas, pero más importante aún será conseguir que esas visitas se conviertan en clientes. Será más sencillo mejorar la tasa de conversión de un 1% a un 2% que duplicar el número de visitas.

Una vez que tenemos claro el objetivo y su grado de cumplimiento, procederemos a potenciar su tasa de conversión, ya que de poco servirá invertir recursos en conseguir atraer más visitas si la mayoría de esas visitas no continúan navegando tras ver la primera página (porcentaje de rebote elevado) o si abandonan nuestro sitio web antes de que se conviertan en clientes (porcentaje de abandono elevado). Para ello se recomienda mejorar las siguientes áreas:

Usabilidad

Tenemos que hacer que nuestra web sea lo más fácil de utilizar posible, para evitar en todo momento que los visitantes se atasquen o se pierdan en ella:

  • Destacaremos lo que más nos interese. Si se trata de contenidos, concentraremos la navegación en esos ítems; si se trata de vender productos, pondremos en portada los que más se venden para facilitar su localización.
  • Los menús deben ser sencillos de desplegar y de hacer click en sus apartados. Los términos que se presenten en ellos deben ser sencillos para que todos los usuarios los puedan entender.
  • Las páginas deben cargar lo más rápido posible, por lo que es esencial no cargar las mismas con elementos que distraigan la atención. Por ejemplo, en el proceso de compra y para evitar las fugas quitaríamos todo lo accesorio como iconos de redes sociales o menús de navegación (bastaría con tener el logo principal y los botones de anterior y siguiente).
  • Simplificaremos al máximo los formularios, reduciendo al mínimo los datos que se solicitan. Recogiendo sólo los datos estrictamente necesarios aumentaremos las probabilidades de que el formulario se complete y se envíe.
  • Utilizaremos un diseño que permita que la web se adapte a diferentes resoluciones y se pueda utilizar desde cualquier dispositivo (responsive design).
  • Utilizaremos las cookies de manera inteligente, para que si un usuario vuelve a entrar en la web el sistema recuerde su navegación. Por ejemplo, en el caso de que hubiera añadido algo al carrito y no completara la compra podríamos ofertarle un descuento.

Credibilidad

Para dar seguridad hay que proporcionar elementos que demuestren que somos de confianza:

  • Los datos de contacto son esenciales. Por lo menos hay que mostrar el teléfono, el email, la sede física y la información de quiénes son los integrantes del equipo de trabajo.
  • Completaremos los apartados referentes al marco legal, la política de privacidad y la política de cookies, así como las condiciones de compra y la política de devoluciones para los comercios electrónicos.
  • Incluiremos sellos y logos de marcas, ya que refuerzan el concepto de seriedad y profesionalidad. Funciona bien el juntar el logo de tu empresa con otros logos conocidos y de confianza.
  • Mostraremos testimonios y comentarios favorables, ya que muchas veces los potenciales clientes pasan más tiempo viendo opiniones de los demás que viendo la información del producto o servicio. Para conseguirlos, por ejemplo, puedes incentivar los comentarios sobre productos adquiridos ofertando un descuento en el siguiente pedido.

Persuasión

Tenemos que trabajar en algunos elementos para terminar de convencer al usuario:

  • Destacaremos los botones de llamada a la acción por encima del resto de contenidos. Para su diseño prestaremos especial atención al color utilizado (siempre sobre fondos blancos o neutros), al uso de espacio en blanco a su alrededor y al empleo de símbolos e iconos para facilitar su utilización. En su interior emplearemos mensajes directos y que transmitan urgencia.
  • Cuidaremos las imágenes, para que sean naturales y combinando en ellas los productos con su uso. Además, si es posible introduciremos el componente humano.
  • Utilizaremos los vídeos, ya que captan la atención del usuario y pueden mostrar de forma óptima las características o el uso de un producto, la opinión de un cliente...
  • Presentaremos las ofertas siguiendo una estructura que organiza la información en bloques dispuestos de manera que llaman la atención del potencial cliente y le motivan a la acción de compra (carta de ventas).
  • Realizaremos páginas optimizadas para la venta en las que “aterrizará” el tráfico obtenido tras una campaña de email marketing o de social media (landing pages).

Se permite la reproducción de este artículo manteniendo la integridad del mismo, y siempre que se incluya el enlace a esta página como fuente de referencia.