El valor de un cliente satisfecho

  20 Junio 2008

Alicante, 20 de junio de 2008 - Cada cliente es único e irrepetible. No es una frase hecha, creo que es la piedra angular del éxito de cualquier empresa. El mercado es cada vez más competitivo. Esto es, sin duda, bastante positivo: nos permite crecer, tener aspiraciones empresariales y buscar recursos que nos permitan estar a la vanguardia.

Uno de los recursos es nuestro cliente, al que debemos atender individualmente y debemos resolver sus necesidades; él debe ser el componente de referencia para proyectar el funcionamiento correcto de nuestra empresa.

Desde el Taller Digital, estamos convencidos de que ya no basta con agradar a nuestro cliente, sino que debemos complacer de manera excelente sus necesidades, solicitudes y expectativas.

La "excelencia" en el servicio al cliente se debe iniciar con el proceso de selección del personal; además de elegir a los "vendedores" por su experiencia o formación, es conveniente tener en cuenta su actitud y habilidad para desarrollar determinadas labores comerciales. En cualquier caso, las competencias se pueden aprender, pero la actitud es intrínseca. Si bien esto, la "disposición" de la persona que ofrece los servicios de nuestra empresa no es suficiente; es importante que se racionalice un concepto organizacional común enfocado a la calidad del servicio.

La eficacia de un producto/servicio tiene que ver con la manera en que satisface las necesidades y expectativas de los clientes que lo solicitan.

Nuestro cliente se siente satisfecho cuando:

  • No encuentra errores y, si los encuentra, son resueltos de manera sencilla.
  • Recibe un trato cordial, comprometido y profesional.
  • Cuando siente que sus solicitudes son tratadas con importancia y prioridad.
  • La empresa que lo atiende empatiza con él y "se pone en sus zapatos".

Para concluir, podemos aportar un valor añadido a nuestra empresa ofreciendo no sólo un producto/servicio eficaz y sin errores, sino también brindando un servicio "excelente" de Atención al Cliente.

Ana López Díaz

Se permite la reproducción de este artículo manteniendo la integridad del mismo, y siempre que se incluya el enlace a esta página como fuente de referencia.