Gestiones con la Administración Pública a través de Internet

  18 Diciembre 2007

Alicante, 18 de diciembre de 2007 - En los últimos años, Internet se ha convertido en una herramienta muy importante e imprescindible para las empresas y ciudadanos por muchas y diferentes razones.

Una de las consecuencias más claras es el de las tramitaciones y gestiones de las empresas (y particulares) con la Administración Pública (Seguridad Social, Agencia Tributaria, etc.).

Ya en diciembre del año 2002 el Gobierno aprobó un Real Decreto por el que se podía aumentar las posibilidades de realizar operaciones de carácter tributario a través de internet para agilizar las relaciones de la Administración con los contribuyentes.

Aunque el año 2000 es cuando se empieza a extender de forma generalizada el acceso electrónico de los servicios públicos para ciudadanos y empresas, es desde el año 2004 cuando se produce el mayor impulso para modernizar tecnológicamente las Administraciones Públicas, mejorando servicios ya existentes y creando nuevos como la red 060 que pone al alcance de ciudadanos y empresas la totalidad de servicios electrónicos de todas las Administraciones.

Por lo tanto, en los últimos años la Administración sigue apostando por el uso de las Nuevas Tecnologías. Actualmente existe un anteproyecto de Ley que dice que la Administración General del Estado deberá ser totalmente electrónica en el año 2013 y regula el derecho de todos los ciudadanos a relacionarse electrónicamente con las administraciones públicas, así como la obligación de estas a garantizarlo.

La Administración también avanza entorno al imparable fenómeno de internet.

Un claro ejemplo es la Agencia Estatal de Administración Tributaria donde la disponibilidad de los servicios electrónicos es prácticamente total y probablemente sean de los más conocidos por el ciudadano, creciendo de manera importante todos los años los servicios en internet relacionados con la declaración de impuestos tanto para particulares como para empresas.

También la oficina virtual del catastro puesta en marcha en el año 2003 que dispone de un sistema cartográfico de acceso a la información para evitar que las Administraciones tengan que pedir los datos a los ciudadanos es otro ejemplo de este progreso.

En definitiva, casi sin darnos cuenta, hemos pasado en unos años de tener que ir a la administración correspondiente para hacer algún trámite; hacer colas para recoger un formulario; en muchos casos, llevártelo a casa o a la empresa para reunir la información necesaria, completarlo y volver otro día para entregarlo; a una Administración proactiva donde, gracias a que las diferentes Administraciones se intercambian información, el ciudadano simplemente tiene que confirmar los datos que la Administración le da o si se ha producido algún cambio.

De hecho, ahora, algunos modelos de declaración de impuestos para determinados obligados tributarios sólo es posible con la presentación vía telemática a través de internet.

Internet te permite hacer muchos trámites desde el trabajo sin tener que desplazarte suponiendo un importante ahorro de tiempo (se puede interactuar las veinticuatro horas del día los 365 días del año) y de costes, tanto para las empresas como para la propia Administración.

Según un informe que realizó la consultora Accenture "Liderazgo en la Administración Electrónica: alto rendimiento, máximo valor" la Agencia Tributaria española presenta uno de los índices más bajos de costes de la OCDE.

Por último, asegurar la confidencialidad de esta transmisión de información entre particulares o empresas y la Administración es fundamental. Por ejemplo, algunas transacciones con la Agencia Tributaria sólo se pueden realizar con el certificado de usuario que permite presentar las declaraciones, ver los datos fiscales, etc., asegurando plenamente la identificación del usuario y con ello que las declaraciones enviadas vía web sólo puedan ser consultadas por la persona que las envió.

Juan Carlos Sánchez de Lamadrid

Se permite la reproducción de este artículo manteniendo la integridad del mismo, y siempre que se incluya el enlace a esta página como fuente de referencia.