La incorporación de las TIC en las PYME

  19 Mayo 2009

Alicante, 19 de mayo de 2009 - El sector de las Telecomunicaciones y de la Sociedad de la Información (SI) representa un sector estratégico para el impulso del desarrollo de otros sectores. La SI es un elemento necesario en cualquier actividad económica o industrial, tiene un importante efecto en el conjunto de la economía y constituye un elemento esencial para la recuperación económica.

Para fomentar la SI se debe hacer extensivo el uso de las Tecnologías de Información y Comunicación (TIC) tanto entre la sociedad como en el mundo empresarial. Las TIC están adquiriendo en España un volumen de negocio y una presencia de uso y desarrollo de productos y servicios tan importante que permiten situarlas ya como uno de nuestros grandes sectores productivos.

El tejido empresarial nacional está formado en su gran mayoría por pequeñas y medianas empresas, que son quienes más están sufriendo la crisis y, por eso mismo, deben aprovechar la coyuntura para renovarse e innovar aprovechando las oportunidades que brindan las TIC. El empleo de nuevos productos, procesos, aplicaciones, herramientas, servicios y contenidos con elevado componente TIC son factores clave para la modernización de la industria.

Las PYME de todos los sectores productivos deben incorporar las nuevas tecnologías a su estrategia de negocio con el fin de contribuir al crecimiento económico sostenible basado en el incremento de la productividad y la competitividad. La industria no acaba de asimilar la necesidad del cambio, ya que las TIC marcan la diferencia entre una empresa competitiva y otra que no lo es y aseguran así la sostenibililidad de la empresa.

Es necesario trasladar los sistemas tradicionales a un sistema de gestión digital mejorando la integración funcional de la empresa para poder mantener y mejorar los procesos productivos actuales. Así, todas las tareas productivas y las personas implicadas (personal, proveedores y clientes y los usuarios finales) se pueden gestionar y comunicar a través de la tecnología.

Las TIC, además, contribuyen al ahorro económico y de tiempo, a la diferenciación de productos y procesos, y a la sostenibilidad medioambiental.

Está claro que la formación es básica para poder emplear las TIC adecuadamente, aunque lo cierto es que gran parte de las empresas las incorporan en mayor o menor medida (sedes webs corporativas y de servicios, negocio electrónico, e-marketing, blogs, foros, procedimientos telemáticos con la administración pública, uso de bases de datos y aplicaciones informáticas, redes sociales o intranets).

En la mayoría de los casos ya se ha realizado parte de la inversión. La cuestión está en saber rentabilizar los costes que suponen, por ejemplo sustituyendo el teléfono, el fax, el correo postal o el desplazamiento físico por chats, llamadas gratuitas de Internet o videoconferencias. Además, las distintas administraciones públicas ofrecen ayudas económicas para su financiación, tanto en forma de subvenciones, como de préstamos con interés cero.

El verdadero reto está en integrar las TIC totalmente en el mundo empresarial y contribuir así a una mayor eficiencia y recuperación económica.

Laura Devesa Santacruz

Se permite la reproducción de este artículo manteniendo la integridad del mismo, y siempre que se incluya el enlace a esta página como fuente de referencia.